Flota comercial (RM)


Ruta marinera - Flota naviera torrevejense



Ya en la segunda mitad del S. XIX, Torrevieja vive un auténtico esplendor en el sector naviero, con la difusión de las travesías transoceánicas y la construcción de barcos de cabotaje y de pesca en los astilleros locales. El puerto de Torrevieja era reunión de multitud de barcos que cargaban y descargaban mercancías en el fondeadero, a través del muelle comercial Mínguez, algo pequeño para las necesidades locales. De esta forma, el puerto de Torrevieja obtuvo la categoría de "Puerto de Mar de Primera Clase". Las travesías se alargaban en América del Sur (Montevideo, Buenos Aires, Brasil, América Central, etc.). También existían puertos de destino en el norte de África, principalmente Argel, Melilla, Ceuta y Orán.

Así, la flota naviera torrevejense se desarrolla, fundamentalmente, en la segunda mitad del S. XIX. En estos momentos, los calafates locales (o carpinteros de ribera) diseñan y construyen barcos de poco tonelaje (faluchos y balandras), destinados al comercio con el Norte de África. Con el paso del tiempo, la pequeña burguesía local adquirió barcos de mayor eslora y capacidad, con los que se logró conectar con puertos mediterráneos situados en Italia, Francia, etc.


RUMBO A LAS AMÉRICAS

Algo más tarde, la flota local se lanzó al temido Atlántico. En sus comienzos los viajes tenían como destino Galicia, transportaban teja plana alicantina y sal; en el regreso se embarcaba madera. A finales del XIX los destinos geográficos se ampliaron hasta el continente americano, principalmente a puertos de las Antillas y el Golfo de México. Estas derrotas transcurrían en un período temporal dilatado, unos siete u ocho meses, y su trayecto iba encaminado a aprovechar los vientos alisios generados en las inmediaciones de las Islas Canarias.

De esta forma rememoraban el viaje que cuatro siglos antes descubrió "Las Américas", gracias a estos flujos subtropicales. En las bodegas de estos mercantes se alojaba la sal torrevejense y productos manufacturados de la comarca, que tenían como destino puertos como La Habana, Santiago, Manzanillo y Matanzas, entre otros. A la vuelta, cargaban las bodegas de café, azúcar y maderas nobles, muy apreciadas en la zona por su carácter exótico, además de un curioso canto que arraigó fuertemente en la ciudad: la habanera.

Lo cierto es que fueron multitud los patrones y marineros que navegaron hacia tierras sudamericanas, destacando los barcos construidos en las playas locales, como: "Parodi Hermanos", que viajó en 1918 a los puertos del Golfo de México, o el "Carmen Flores", que realizó una travesía a La Habana. Sobre mediados de los años 40 del S. XX, la flota de veleros que tenía Torrevieja fue vendida a grandes navieras, quedando tan sólo alguna balandra o motovelero. La llegada del motor en los años 30 favoreció el declive de la flota naviera local.




Pagina generada por última vez: 15-07-2010 (12:14)
Código XHTML validadoCSS validado
© 2012 AYUNTAMIENTO DE TORREVIEJA
Inicio | Contactar | Aviso Legal